5. Derecho Internacional, OIT y Derecho Comparado


Derecho Internacional
Desde 1919 existe una organización de carácter internacional que tiene como misión velar por la protección de los trabajadores. Esta es un organismo especializado que pertenece a la ONU, dicho organismo es la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Este órgano aprueba y emite convenios y recomendaciones; los convenios son de carácter obligatorio para todos los miembros una vez ratificados, mientras que las recomendaciones no.
En 1992 la OIT aprobó el convenio 173 que versa sobre la protección de los créditos laborales en caso de quiebra de los empleadores. En este convenio se establece que los créditos laborales deben ser pagados antes que los acreedores ordinarios puedan entrar a cobrar. Se dice que este convenio es derivado del convenio número 95 que se estableció con el fin de proteger el salario. Ambos convenios fueron el resultado de una tendencia que comenzó en el mundo con el código napoleónico, donde se estableció una protección especial para los salarios de los trabajadores domésticos y paulatinamente se fue extendiendo a otros sectores.
El convenio 173 es uno de los pocos convenios que se compone de partes y los miembros lo pueden ratificar en su integridad o separadamente. Este contiene 2 grupos de normas que buscan por un lado la protección de los créditos laborales por medio de un privilegio y por otra parte la protección a través de la intervención de una institución independiente de garantía. Esto permite a los estados determinar la forma mas efectiva para brindar dicha protección de acuerdo a sus intereses y necesidades. Esto no implica que un miembro que inicialmente acepto una de las partes pueda cambiar. La parte II del tratado es la que establece la protección a través de un privilegio y la parte III es la que establece la protección a través de una institución de garantía.
LOS CONVENIOS Y LA RECOMENDACIÓN PUEDEN SER ENCONTRADOS EN LA SIGUIENTE PAGINA: http://www.ilo.org/ilolex/spanish/convdisp1.htm. Los convenios son el #95 y 173. La recomendación es la #180.
A pesar de la existencia de este convenio su aplicación varía según cada país pues las diferentes legislaciones tienden a determinar ciertos trabajadores a los que no se les aplica o restringen esa aplicación. Por ejemplo:
-          Argelia: otorga la protección a todos los trabajadores sin distinción de la naturaleza o forma del trabajo.
-          Australia: restringe los beneficios para los trabajadores que fueron directores de la compañía dentro de los últimos 12 meses previos a la cesación de pagos.
-          Noruega: excluye ciertas personas de la aplicación de este privilegio. Estas personas son aquellos que tienen la capacidad de influir en las decisiones empresariales y por ende pueden haber contribuido con el estado de quiebra de la empresa.
-          Nueva Zelanda: no excluye los trabajadores con cargos gerenciales o importantes en la empresa, pero si les otorga una prioridad inferior
-          Uruguay: en este país parece que el privilegio se aplica solo para los abogados, procuradores, médicos, obreros y empleados domésticos.
-          Venezuela: la legislación da un trato diferente a los créditos de los empleados domésticos ya que los pone en un rango mas bajo que el de los demás trabajadores. 
En todos los países los únicos trabajadores que no se encuentran protegidos por este privilegio son empleados de empresas e instituciones estatales, ya que su empleador no puede declararse en quiebra.
Pero las diferencias no solo se limitan a la categoría de trabajadores a los que se les restringe o no se les aplica la protección; las diferencias también se presentan respecto de la noción de salario que se protege. En principio lo que se buscaba proteger era el salario en sentido estricto (pago efectivo por el trabajo realizado o los servicios prestados de acuerdo a los términos del contrato de trabajo), pero algunas legislaciones han extendido la protección mas allá de este concepto. Por ejemplo:
-          Brasil, Burkina Faso, Honduras, Mauritania, Panamá, Senegal y Venezuela: establecieron que para los términos de la protección, el concepto de salario incluye el salario básico, suplementos salariales, primas y todo tipo de beneficios y compensaciones.
-          Republica Checa, Malasia, Croacia y Tailandia: la protección también cubre la indemnización por despido y otros beneficios generados con la terminación de la relación laboral.
-          Ecuador, Perú y Tayikistán: la protección también incluye los aportes a pensiones.
Y así se pueden encontrar diferencias entre las legislaciones referentes a la cobertura de la protección.
Otro tipo de diferencias dentro de los países miembro respecto de la aplicación de este convenio es el rango otorgado a esos créditos, por ejemplo:
-          Argelia, Brasil, Croacia, Filipinas, Hungría y Paraguay: los créditos laborales se encuentran sobre cualquier otro.
-          México y Francia: allí surge un concepto conocido como “superprivilegio” donde ciertos créditos laborales prevalecen sobre los créditos garantizados con un derecho real.
-          Costa de Marfil, Guinea y Madagascar: el “superpriviliegio” se limita a los últimos 60 días del contrato de trabajo o aprendizaje.
-          España: las deudas de los últimos 30 días de trabajo se privilegian sobre todas las demás.
-          Bahamas, Barbados, Dominica, Guyana y San Vicente y las Granadinas: otorgan el mismo rango a las deudas fiscales y a los créditos laborales hasta determinado monto.
Pero no en todos los países los créditos laborales prevalecen sobre los demás, por ejemplo:
-          Republica Dominicana, España, Ecuador, Honduras: determinaron que los créditos del Estado y de seguridad social son de rango mas alto que los créditos laborales.
Esta protección otorgada por los estados a los trabajadores no es de carácter absoluto, de hecho se ha considerado importante limitarla mediante la determinación a un periodo determinado, previo a la quiebra o liquidación de la empresa. Estos periodos varían según el país, por ejemplo en
-          Kirguistan y Zambia: el periodo es de 3 meses.
-          Republica Checa, Eslovaquia y Tayikistan: el periodo es de 3 años.
-          Argentina y Noruega: el periodo es de 6 meses.
-          Bulgaria y Honduras: el periodo es de 12 meses.
Hay otras legislaciones que determinan el periodo según la categoría profesional del trabajador, por ejemplo:
-          Turquía: los trabajadores domésticos tienen un periodo protegido de 12 meses, mientras que los demás trabajadores de la empresa solo tienen una protección de 6 meses.
Según el artículo 11 del convenio, la protección se limita a los créditos previos a la quiebra del empleador. Pero en la actualidad es evidente que es necesaria la protección de los créditos surgidos con posterioridad a la quiebra ya que muchas legislaciones permiten que las empresas insolventes continúen funcionando. Es decir se esta creando una tendencia de rehabilitación a las empresas insolventes mas que la liquidación de estas. Algunas legislaciones tratan estos créditos como gastos administrativos o gastos de quiebra.
Respecto de las restricciones algunos países no solo han determinado un periodo de tiempo para la aplicación sino que también han establecido un monto tope. Es el caso de Bahamas, Barbados, Canadá, Chipre, Croacia, Malasia, Nueva Zelanda, Singapur, entre otros.
Por otro lado hay países que no han determinado un periodo específico o un monto tope para la aplicación de la protección. Tal es el caso de: Belarus, Chile, China, Colombia, Republica Democrática del Congo, Republica Dominicana, Ecuador, Egipto, Filipinas, Irac, Ucrania, entre otros.
Es importante señalar que existen dos tipos de privilegios según el tipo de bienes con los que se respalda la deuda. El primer tipo son los privilegios generales que son pagos con todos los bienes del deudor, y el segundo tipo son los privilegios especiales que son aquellos que se pagan con un bien especifico. En este caso la mayoría de las legislaciones han establecido que los créditos laborales se pagan con privilegios generales. Mientras que otras limitan ese privilegio general a solo los bienes muebles.
 Esta es la manera como los diferentes países se han esforzado por proteger a los trabajadores en los casos en que las empresas entran en procesos de liquidación o quiebra. Esta protección es muy importante ya que esos dineros adeudados son el medio de sustento no solo del trabajador sino que en la mayoría de los casos de su familia, razón por la cual es una parte importante de la protección que busca dar la OIT a los trabajadores alrededor del mundo.